Ricardo Espinosa Pedraza (Sólo me queda la Palabra)


Sólo hay un problema
con respecto a la vida:
mi incapacidad para descifrarla
 
A mis 53 años
aún aprendo de límites...
a leer entre líneas
 
No poseo habilidad alguna
para la risa forzada...
mucho menos para la hipocresía
(esa rara avis que se debe domeñar
con sapiente mala leche 
para habitar tranquilo
entre tus semejantes)
 
La primera mitad
de este corto viaje
fue alegre y cómoda
como una comedia de Wilde,
sobrevivir a punta de cara
sentido de humor 
y buena sonrisa

Buen mentiroso
pésimo enamorado
aceptable amigo
(mas bien inconstante)
regular amante
aceptable conversador
 
La segunda mitad
la estoy padeciendo
 
con esta cara de
santón fantoche que
ya a nadie convence
una calvicie vergonzante
y unas mermadas neuronas
que impenitentes
trascienden ideas, consejos...
toda lógica posible
 
Y Ricardo detrás de todo
escondido entre este
cascarón de piel
cada vez más reseca,
más distante...
refugiado en el silencio
agudo diletante
disertando solo
 
esforzándome
con mucha pena
y ninguna gloria,
para improvisar
palabras dignas
de mejor suerte, 
versos regulares...
para armar
este discurso
que ahora
usted lee...
 
Acá estoy yo...
solo me queda
la palabra...
 
 

Comentarios

Entradas populares