Ricardo Espinosa (De Mi)

"Autobiografía

Como el náufrago metódico que contase las olas
que le bastan para morir;
y las contase y las volviese a contar,
para evitar errores, hasta la última,
hasta aquella que tiene la estatura de un niño,
y le besa y le cubre la frente,
así he vivido yo con una vaga prudencia
de caballo de cartón en el baño,
sabiendo que jamás me he equivocado en nada,
sino en las cosas que yo más quería".
(Luis Rosales)




"Que sea cierto el ayer,
una vez más me asombra:
no entiendo cuál es ya
su obstinada substancia.
¿ Qué mordió el tiempo ?
¿ Qué se dispersó, qué resta ?"
(William Ospina)


A quién puedes dañar
cuando has vivido intensamente
sin pensar concientemente
ni el discurso
ni las miradas

sólo te has lanzado al abismo
con los ojos cerrados

es casi como que si no prevees
las consecuencias de cada hecho tuyo
lo funesto se hará una constante inoportuna

naces, creces y morirás
sin poder acreditar a tu favor
esa 'rara avis' que es la prudencia
y nunca aprendes
ni aprenderás
(ni te interesa)
a leer los gestos ambiguos
los ademanes solapados
ni las sutiles hipocresías de los demás

has sido tú siempre
el visceral que habla demasiado duro
y punto
nadie más, nadie menos

A quién puedes dañar entonces

A tu lado llegan
los amigos solidarios con tus buenos momentos
que luego se marchan sin despedirse

algun amor
que allana la senda
y hace más soportable
el camino

a veces crees ser
el curioso engendro
por el cual tu hermana
o tu tía la rezandera
piden en sus oraciones
pero finalmente no eres tan malo
ni tan incauto
como para hacer de Dios la respuesta
a todos tus interrogantes
la justificación para atenuar
todos los males

Dios para la injusticia
Dios para el hambre
Dios para la violencia
Dios para este mundo tan enfermo

A quién puedes dañar entonces
siendo tú con excesos y virtudes

A quién puedes vulnerar
tratando de ocupar lugar 
entre tus semejantes
sin hacer daño ni pisotear a ninguno

A quién, salvo a ti mismo




Comentarios

Entradas populares