Woody Allen (Para acabar con las películas de terror: El Conde Drácula)




En algún lugar de Transilvania, yace Drácula, el monstruo, durmiendo en su ataúd y aguardando que caiga la noche. Como el contacto con los rayos solares le causarían la muerte con toda seguridad, permanece en la oscuridad de su caja forrada de raso que lleva inscritas sus iniciales en plata. Luego, llega el momento de la oscuridad y, movido por un instinto milagroso, el demonio emerge de la seguridad de su escondite y, asumiendo las formas espantosas de un murciélago o un lobo, recorre-los alrededores y bebe la sangre de sus víctimas. Por último, antes de que los rayos de su gran enemigo. el sol, anuncien un nuevo día, se apresura a, regresar a la seguridad de su ataúd protector y se duerme mientras vuelve a comenzar el ciclo.

Ahora, empieza a moverse. El movimiento de sus cejas responde a un instinto milenario e inexplicable, es señal de que el sol está a punto de desaparecer y que se acerca la hora. Esta noche. está especialmente sediento y, mientras allí descansa, ya despierto, con smoking y su capa forrada de rojo confeccionada en Londres, esperando sentir con espectral exactitud el momento preciso en que la oscuridad es total antes de abrir la tapa y salir, decide quiénes serán las víctimas de esta velada. El panadero y su mujer, reflexiona. Suculentos, disponibles y nada suspicaces. El pensamiento de esta pareja despreocupada, cuya confianza ha cultivado con meticulosidad, excita su sed de sangre y apenas puede aguantar estos últimos segundos de inactividad antes de salir del ataúd y abalanzarse sobre sus presas.

De pronto, sabe que el sol se ha ido. Como un ángel del infierno. se levanta rápidamente, se metamorfosea en murciélago y vuela febrilmente a la casa de sus tentadoras víctimas.


Vaya, conde Drácula, qué agradable sorpresa! –dice la mujer del panadero al abrir la puertas para dejarlo pasar. (Asumida otra vez su forma humana, entra en la casa ocultando, con una sonrisa encantadora, su rapaz objetivo).

-¿Qué le trae por aquí tan temprano? –pregunta el panadero.

      -Nuestro compromiso de cenar juntos –contesta el conde-. Espero no haber cometido un error. Era esta noche, ¿No?
     
      -Sí, esta noche pero aún faltan siete horas.
     
      -¿Cómo dice?- Inquiere Drácula echando una mirada sorprendida a a la habitación.
     
      -¿O vino a contemplar el eclipse con nosotros?
     
      -¿Eclipse?
     
      -Así es. Hoy tenemos un eclipse total.
     
      -¿Qué dice?
     
      -Dos minutos de oscuridad total a partir de las doce del mediodía.
     
      -¡Vaya por Dios! ¡Qué lío!
     
      - ¿Qué le pasa, señor conde?
     
      - Perdóneme... debo...
     
      -¿Qué, señor conde?
     
      -Debo irme... hem… ¡Oh, qué lío!... –y, con frenesí, se aferra al picaporte de  la puerta.
     
      -¿Ya se va? Si acaba de llegar.
     
      -Sí, pero creo que...
     
      -Conde Drácula, está usted muy pálido.
     
      -¿Sí? Necesito un poco de aire fresco. Me alegro de haberlos visto…
     
      -¡Vamos! Siéntese. Tomaremos un buen vaso de vino juntos.
      
       -¿Un vaso de vino? Oh, no, hace tiempo que dejé la bebida, ya sabe, el hígado y todo eso. Debo irme ya. Acabo de acordarme que deje encendidas las luces de mi castillo… imagínense la cuenta que recibiría este mes…

       -Por favor -dice el panadero pasándole al conde un brazo por el hombro en señal de amistad-. Ustcd no molesta. No sea tan amable. Ha llegado temprano, eso es todo.

       -Créalo, me gustaría quedarme, pero hay una reunión de viejos condes rumanos al otro lado de la ciudad y me han encargado la comida.

       -Siempre con prisas. Es un milagro que no haya tenido un infarto.

       -Sí, tiene razón, pero ahora ...

       -Esta noche haré pilaf de pollo -comenta la mujer del panadero-. Espero que le guste.

       -iEspléndido, espléndido! -dice el conde con una sonrisa empujando a la buena mujer sobre un montón de ropa sucia. Luego, abriendo por equivocación la puerta de un armario se mete en él -Diablos, ¿dónde está esa maldita puerta?

       -¡Ja, ja! -se ríe la mujer del panadero-o ¡Qué ocurrencias tiene señor conde!

       -Sabía que le divertiría -dice Drácula con una sonrisa forzada-, pero ahora déjeme pasar.

Por fin, abre la puerta, pero ya no le queda tiempo.
           
-¡Oh, mira, mamá -dice el panadero-, el eclipse debe haber terminado! Vuelve a salir el sol.

-Así es -dice Drácula cerrando de un portazo la puerta de entrada-. He decidido quedarme. Cierren todas las persianas, rápido, ¡rápido! ¡No se queden ahí!

-¿Qué persianas? -pregunta el panadero.

-¿No hay? ¡Lo que faltaba! ¡Qué par de…! ¿Tenéis al menos un sótano en este tugurio?

-No -contesta amablemente la esposa-. Siempre le digo a Jarslov que construya uno, pero nunca me presta atención. Ese Jarslov...

-Me estoy ahogando. ¿Dónde está el armario?

-Ya nos ha hecho esa broma, señor conde. Ya nos ha hecho reír bastante.

-¡Ay... qué ocurrencias tiene!

-Miren. estaré en el armario. Llámenme a las siete y media.

Y con esas palabras, el conde entra en el armario y cierra la puerta.

-¡Ja, ja... ! ¡qué gracioso es. Jarslov!

-Señor conde, salga del armario. Deje de hacer tonterías.

Desde el interior del armario, llega la voz sorda de Drácula.

-No puedo... de verdad. Por favor, créanme. Tan sólo permítanme quedarme aquí. Estoy muy bien. De verdad.

-Conde Drácula, basta de bromas. Ya no podemas más de tanto reímos.

-Pero, créanme, me encanta este armario.

-Sí, pero...

-Ya sé, ya sé... parece raro y sin embargo aquí estoy, encantado. El otro día precisamente le decía a la señora Hess, déme un buen armario y allí puedo
quedarme durante horas. Una buena mujer, la señora Hess. Gorda, pero buena... Ahora, ¿por qué no hacéis vuestras cosas y pasáis a buscarme al anochecer? Oh, Ramona, la la la la la, Ramona... (simula cantar).

En aquel instante entran el alcalde y su mujer, Katia. Pasaban por allí y habían decidido hacer una visita a sus buenos amigos, el panadero y su mujer.

-¡Hola, Jarslov! Espero que Katia y yo no te molestemos.

-Por supuesto que no, señor alcalde. Salga, conde Drácula. ¡Tenemos visitas!

-¿Está aquí el conde? -pregunta el alcalde, sorprendido.

-Sí, y nunca adivinaría dónde está -dice la mujer del panadero.

- ¡Qué raro es verlo a esta hora! De hecho, no puedo recordar haberle visto ni una sola vez durante el día.

-Pues bien, aquí está. ¡Salga de ahí, conde Drácula!            .

-¿Dónde está? -pregunta Katia sin saber si reír o no.
-¡Salga de ahí ahora mismo¡ ¡Vamos! -La mujer del panadero se impacienta.

-Está en el armario -dice el panadero con cierta vergüenza.

¡No me diga! -exclama el alcalde.

-¡Vamos! -dice el panadero con un falso buen humor mientras llama a la puerta del armario-. Ya es suficiente. Aquí está el alcalde.

-Salga de ahí, conde Drácula -grita el alcalde-. Tome un vaso de vino con nosotros.

-No, no cuenten conmigo. Tengo que despachar unos asuntos pendientes.
  
   -¿En el armario?

-Sí, no quiero estropearles el día, Puedo oír lo que dicen. Estaré con ustedes en cuanto tenga yo algo que decir.         .           .

Se miran y se encogen de hombros. Sirven vino y beben.           

-Qué bonito el eclipse hoy -dice el alcalde tomando un buen trago.       .

-¿Verdad? -dice el panadero-. Algo Increíble.

-¡Dígamelo a mí! ¡Espeluznante! -dice una voz desde el armario.

    -¿Qué, Drácula?                          .

-Nada, nada. No tiene importancia.

Así pasa el tiempo hasta que el alcalde, que ya no puede soportar esa situación, abre de golpe la puerta del armario y grita:

-¡Vamos, Drácula! Siempre pensé que usted era una persona sensata. ¡Déjese de locuras!.

Penetra la luz del día; el diabólico vampiro monstruoso lanza un grito desgarrado y lentamente se disuelve hasta convertirse en un esqueleto y luego en polvo ante los ojos de las cuatro personas presentes. Inclinándose sobre el montón de ceniza blanca, la mujer del panadero pega un grito:
                                                 
-¡Mi cena se ha ido al carajo!




Comentarios

Entradas populares