viernes, 20 de junio de 2014

Ricardo Espinosa Pedraza (Elegía)


"Aunque no puedas entrar, no te apartes de mí,
tenme siempre extendida tu mano incluso cuando no puedas verme,
si no lo hicieras me olvidaría de la vida, o ella me olvidará"
José Saramago (El Evangelio Según Jesucristo)

No es adiós
es hasta siempre,
hasta que mi memoria
te vuelva a convocar
a cualquier hora
agazapado en la
expresión alegre
de alguna persona
escondido
en un recuerdo
triste que
con el sonido
de tu risa
parecerá alegre

me parece verte
ahora tendiéndome
la mano para
saludar con tu
mirada brillante
y tus comentarios
solidarios

la vida no va a
ser la misma
de ahora en adelante
sin ti querido Jair
amigo de mejores
tiempos
sin tu hablar 
apresurado,
tu mesura,
tu sinceridad
sin todo tú 
que tanta falta haces...

cómo cambia todo
cuando los que
quieres y te quieren
se marchan
de repente
sin despedirse
con la última luz
de la tarde
alcanzándoles los pasos

cómo cambia la vida
cuando los amigos
se ausentan 
y de repente 
te encuentras
hablando solo
(interminable
monólogo
de aire)