Ricardo Espinosa Pedraza (Maribel Ayer y Ahora)



se cansó de correr
tras los trenes de la tarde
con sus cuadernos para colorear
bajo el brazo y sus tenis gastados
y su maleta de letras
con la tapa siempre abierta al viento

olvidó que la noche
teje sueños mágicos
en medio del silencio
y que los amigos imaginarios
no entienden de lágrimas
mientras la observan callados

esa que acostumbraba 
reír y bailar y cantar
y le lanzaba besos 
a las nubes blancas

la de ahora mide los días
uno tras otro tan iguales
con una ventana de por medio
y desprecia su
reflejo en los espejos,
parece que ha extraviado
el rumbo trazado
entre hojas sueltas de libretas
llenas de poemas
y mensajes inconclusos
a ningún destinatario y a todos

la de ahora no corre
tras los trenes de la tarde
sino que viaja en ellos
y se entretiene tomándole fotos
a la gente y los paisajes...
a los rostros que narran
historias extraordinarias
entre las arrugas
y el maquillaje

y también acude con su botiquín
de urgencias, a la parte
del mundo donde la
requieran, a ayudar
a todo aquél amigo que 
alza la mano inconsolable 
remendando vacíos con 
hilos de colores
y curitas infantiles,
combatiendo los
males de soledad
y desamores
con su pulso cálido
y certero

sí, tal vez es cierto
que aquél que estaba
ya no está
y que no piensa regresar
por que no puede
o no quiere...

entretanto, corre
por el mundo
tan ancho y ajeno
con su cámara 
colgada al cuello
y su bolso de colores
y sus hojas a medio llenar
y sus sandalias más cómodas
mientras la alcanza la aurora
y entonces al filo del tiempo
y los kilómetros
vuelve a ser
la que era
y sonríe
y canta
y le lanza
besos a las nubes

Comentarios

Entradas populares