Hector Abad Faciolince (Escribo Para...)


Escribo para dejar testimonio por escrito,
para que en otras partes se sepa
que este sitio maravilloso de la tierra (Colombia),
aparte de nosotros, está habitado
por personas inmundas
que ya perdieron todo sentimiento de compasión,
que lo único que quieren es matar,
que viven como en una corrida de toros
y todos se creen toreros
y todos los demás somos toros
y vivimos en un inmenso sacrificio continuo
y todo esto parece que no se va a acabar nunca,
nunca,
un sacrificio tras otro,
una familia destrozada tras otra,
una carnicería,
un infierno
y todo esto bajo este intenso azul del cielo,
tan profundo,
tan dulce,
todo esto con este clima ideal del trópico,
en alta montaña,
en medio de mujeres apacibles y piadosas,
de hombres trabajadores y agradables,
en medio de misas
y apariciones de la Virgen,
en medio de lluvias benéficas
y sol intenso
y tierra negra,
en medio del café,
el tomate,
el maíz,
las papas,
los repollos,
las fresas,
la coca,
los higos,
los espárragos,
la amapola,
en medio de esta tierra que da lo que le siembren,
sean flores o espinas,
odio o amor,
malezas o manzanas,
y hasta lo que uno no siembra:
vientos y tempestades.




Bio. (Nace en Medellín (Colombia) en 1958. Estudió lengua y literaturas modernas en la Universidad de Turín. Se desempeñó como columnista de la revista Semana, hasta abril de 2008 y a partir de mayo de ese mismo año se reintegró al ahora diario El Espectador como columnista y asesor editorial. En septiembre del año 2010 le fue otorgado el prremio Casa de América Latina de Portugal por el libro "El olvido que seremos").

Comentarios

Entradas populares