Ricardo Espinosa Pedraza (Epitafio (Sobre un tema de Olga Orozco))

EPITAFIO
      Cuando el infierno son los otros,
      el paraíso no es uno mismo
                              (Mario Benedetti)


Yo, Ricardo Espinosa,
desde mi corazón
digo a todos que me muero.

Amé la soledad,
la heroica perduración de toda fe,
el ocio donde crecen animales
extraños y plantas fabulosas,
la sombra de una hermosa temporada
que transcurrió entre misterios y alucinaciones
y también el inseguro temblor
de un bombillo en el anochecer.

Mi historia está en mis manos
y en las manos con que otros las tatuaron.

De mi estadía quedan la magia y el silencio,
una fecha gastada por el soplo de un olvido,
la eterna nostalgia del lugar donde nunca estuve
y unos gestos dispersos
entre los gestos de seres que me conocieron...
lo demás aun se cumple en mi interior...
aun habita la tristeza
en el rostro de aquél que se buscaba en mi
y al que siempre verás extrañamente ajeno.

Él ha muerto ya
se había elegido
por castigo y perdón,
por cielo y por infierno.
Es ahora sólo un recuerdo olvidado,
una tenue evocación
de un día mejor.

Comentarios

Entradas populares